24 September 2013
Comments: 0

Ahorrar energía eléctrica en su Cocina

Ahorrar energía eléctrica 

Consejos para consumo responsable en la cocina

El consumo responsable en el día a día puede propiciar un importante ahorro energético. El ahorro esta en los pequeños gestos. A continuación se incluyen una serie de consejos para lograr un copnsumo responsable en la cocina y en el uso de los electrodomésticos:

– Ten en cuenta el etiquetado energético en los electrodomésticos
El etiquetado energético informa al usuario sobre el consumo de energía y otros datos complementarios relativos a cada tipo de aparato a lo largo de su vida, por ejemplo: el ruido, la eficacia de secado y de lavado, el ciclo de vida normal, etc. Este tipo de información aparece en aparatos eléctricos tales como los frigoríficos, congeladores, lavadoras-secadoras y lavavajillas e incluso también en fuentes de luz como son las lámparas.
Las clases de eficiencia energética se pueden englobar en siete categorías desde la letra A hasta la letra G.
Mediante esta clasificación, se pueden comparar electrodomésticos del mismo tipo. Así, si se elige una lavadora de clase A, se consumirá menos de la mitad que otra de clase E, lo que supondrá un ahorro muy grande a lo largo de la vida útil de la lavadora.
Al comprar un electrodoméstico fíjate en su etiqueta energética. En ella se indican diferentes características: el grado de eficiencia energética, el nivel de ruido, el consumo de agua. La escala es de 7 letras de la A a la G siendo la A la que indica máxima eficiencia. Aunque el costo inicial de los más eficientes sea mayor es una inversión que se amortiza a medio plazo.
Utilizarlos preferentemente de noche, cuando la demanda de energía es más baja.
Para un lavado más respetuoso con el medio ambiente
Lava en frío o baja temperatura, el 90% de la electricidad que se consume es para calentar el agua. Utiliza preferentemente los ciclos de lavado a 30º o 40 º y evita los de 90 º.
Para el lavado llena la lavadora y emplea programas económicos.
Utiliza la dosis de detergente recomendada por el fabricante.
Limpia periódicamente los filtros, un óptimo rendimiento garantiza un menor consumo.
Limita el uso del prelavado a las prendas muy sucias.
A la hora de lavar los platos
Elige el programa más económico: éste limita el consumo de agua y calienta a una temperatura adecuada (50º C).
Evita aclarar los platos antes de ponerlos en el lavaplatos.
Utiliza detergentes ecológicos.
– Para un uso eficiente de la nevera

 

El frigorífico sitúalo alejado de las fuentes de calor y con suficiente ventilación.
Mantén una distancia mínima entre la nevera y la pared.
Deja que los alimentos calientes se enfríen completamente antes de colocarlos en la nevera.
Evita mantener la puerta abierta mucho tiempo: puede ahorrar hasta un 5% de energía.
Descongelar cuando la capa de hielo supere los 5 mm.
Descongelando los alimentos en el interior de la nevera aprovechamos la energía que se ha utilizado para congelarlos.

 

– Consejos para cocina y horno:

 

Cocinar con olla a presión y con poca agua supone un ahorro del 50% de energía.
Tapando las ollas, cazuelas y sartenes conseguiremos ahorrar un 25% de energía.
La mejor opción para cocinar es el gas natural o butano, pero debemos mantener en buen estado los quemadores y evitar que la llama sobrepase el fondo de los recipientes.
No abrir la puerta del horno si no es imprescindible
No usar el horno para cocinar pequeñas cantidades de alimentos, ni para recalentar o descongelar.

Comments are closed.